Al planear tu vida y tus finanzas deberías de considerar cómo quieres vivir cuando te retires.

 

La esperanza de vida cada día es mayor, si hoy tú y tu pareja tienen 65 años, hay una probabilidad de 20% de que alguno de los 2 viva más de 95 años. Hoy te platicamos algunas fuentes de ingreso que podrías tener durante tu jubilación y cómo irte preparando desde hoy para conseguirlas.

Como parte de una correcta planeación de vida y financiera, debemos de tomar en cuenta varios aspectos de la jubilación para definir cómo queremos vivir nuestra adultez. Es importante conocer la esperanza de vida, entender cuáles van a ser mis gastos y cómo se van a modificar en el futuro, teniendo claro cuáles pueden ser mis fuentes de ingresos en esta etapa y comenzar a planear y tomar acción desde este momento.

En este artículo te compartimos una lista con las fuentes de ingreso que puedes tener en el retiro, para que sepas con cuáles vas a contar y en cuáles puedes comenzar a trabajar desde hoy. 

 

edad especifica

Fuente: Guide to Retirement 2019 JP Morgan

 

Cuentas de Inversión

Lo más importante es no sólo ahorrar el dinero, sino invertirlo. Al invertir tu dinero, evitas que pierda valor a lo largo del tiempo. En el caso de la jubilación, estamos hablando de una inversión de largo plazo. Por esta razón puedes generar atractivos rendimientos. Acércate a un consultor financiero que te ayude a estructurar un portafolio de inversión basado en lo que es importante para ti. Recuerda: mientras más pronto comiences a invertir y a entender cómo funcionan los distintos tipos de inversiones financieras, más tranquilo te sentirás con respecto a tus finanzas.



Plan Personal de Retiro

Existen instrumentos de inversión que tienen excelentes beneficios fiscales como un incentivo del ahorro para el retiro. De las aportaciones que hagas a tu plan podrás hacer deducible la cantidad que resulte menor, entre el 10% de tu ingreso acumulable de manera anual o 5 salarios mínimos anuales. En un periodo largo de tiempo, los beneficios fiscales pueden representar una gran parte del valor de tu plan de retiro.

 

También te puede interesar: ¿Qué hacer si no voy en el camino correcto para conseguir mis objetivos?

 

Planes de Pensiones Privado 

Algunas empresas del país cuentan con un plan de pensiones privado como parte de sus prestaciones. Acércate al área de RRHH para que te aclaren si cuentas con uno y cómo funciona. Muchas veces los empleados pueden ahorrar parte de su sueldo en este plan y la empresa pone una cantidad adicional, generando gracias al interés compuesto, montos significativos que son entregados al empleado cuando se jubila en un pago único o como una pensión vitalicia.

 

Si comenzaste a trabajar antes del 97: Pensión del IMSS

Si perteneces la ley del 73 y cumples con ciertos requisitos tienes derecho a una pensión por parte del seguro social en el momento de tu jubilación. El importe de ésta dependerá de las semanas cotizadas que hayas acumulado, tu edad al momento del retiro y el promedio de tu salario promedio mensual de los últimos 5 años.

 

Si comenzaste a trabajar después de 1997: AFORE

En caso de haber comenzado a cotizar en el IMSS después de 1997 cuentas con una AFORE. Las aportaciones totales a la AFORE son del 6.5%, tu patrón 5.15%, tú el 1.125% y el Gobierno Federal 0.225. 

Al pensionarte por la ley del 97 podrás acceder a ella por dos medios: Renta vitalicia que se contrata con una aseguradora, de la cual recibirás un monto mensual o con un retiro programado, el cual se contrata directamente con la AFORE y deberás tener recursos suficientes para poder contratarlo. 

Además de las aportaciones obligatorias puedes realizar aportaciones voluntarias. Al ser inversiones de largo plazo puedes obtener atractivos rendimientos, beneficios fiscales y al incrementar el saldo en el AFORE, podrás lograr una mejor pensión. 

 

También te puede interesar: Importancia de las relaciones con hermanos en la adultez

 

Renta de bienes inmuebles

Si actualmente tienes un bien raíz que te genera algún ingreso o piensas en adquirirlo para este fin, considera los gastos que van de la mano con tenerlo (mantenimiento, desocupación, corredor, impuestos) y los ingresos que te estaría generando. Si el rendimiento anual que obtienes no es superior al que podrías obtener en una inversión libre de riesgo tal vez no estés optimizando tus fuentes de ingreso y patrimonio. También tienes que tomar en cuenta que para el momento de tu retiro debes de conocer todo lo que necesitas para mantener esta fuente de ingreso o en su defecto tener a alguien que lo haga por ti.

 

Venta de bienes propios

Si adquiriste un bien inmueble que ha tenido una significativa plusvalía o algún bien como joyerías u obras de arte, venderlo puede representar un aumento en tu patrimonio líquido que permitirá tener un mejor flujo en tu jubilación. Es importante platicar con un especialista como un consultor financiero para considerar los distintos escenarios de jubilación con distintas variables. 

 

También te puede interesar: Guía para planear desde hoy mi retiro: ¿Cómo y cuánto debo ahorrar?

 

Seguir trabajando

Actualmente la edad de retiro según el Sistema de Ahorro para el Retiro es de 65 años; sin embargo, a partir de los 60 años te puedes jubilar con ciertas condiciones. 

Si postergas la fecha de tu jubilación hasta los 65 años podrás obtener una mejor pensión, ya que tendrás más aportaciones y tu dinero estará más tiempo invertido. Por otro lado, muchas personas sienten que aún después de esta edad tienen mucho por aportar y deciden continuar trabajando de tiempo completo o como consultores, consejeros.

Así como en las inversiones, al hablar de tu retiro lo mejor será tener una buena diversificación de ingresos y buscar que tus recursos se vuelvan eficientes. Te invitamos a realizar un análisis de tu patrimonio y comenzar a tomar acción para llegar a la jubilación con las mejores condiciones posibles. 

 

Si quieres conocer más sobre planeación patrimonial y finanzas personales no olvides suscribirte a nuestro blog y seguir nuestras Redes Sociales.

¡Ir al blog!

 

En caso de requerir un Financial Planner o Coach Financiero, escríbenos al correo contacto@invested.mx y entérate como podemos ayudarte a mejorar tu plan para alcanzar tus objetivos en menos tiempo.