Tener una reserva de emergencias es una protección a tu Bienestar Financiero.

 

Día con día se nos presentan imprevistos que pueden tener un impacto negativo en nuestras finanzas, desde una emergencia médica hasta la pérdida del empleo o fuente de ingresos. La reserva de emergencia es una protección que puedes tener para afrontar estos gastos imprevistos o bien, tener asegurado tu estilo de vida mensual ante cualquier eventualidad mayor.

La reserva de emergencias son recursos/dinero que tienes apartado de tus cuentas corrientes y su tamaño deberá estar en línea con tu nivel de gastos mensuales.

 

¿De qué tamaño debe ser mi reserva?

El tamaño recomendado de tu reserva de emergencias va a depender mucho de la etapa de vida en la que estés, pero en cualquier caso lo iremos midiendo como meses de gasto.

Diferenciemos las etapas de vida como las siguientes:

  1. Creación del patrimonio (25-45 años)
  2. Consolidación del patrimonio (45-55 años)
  3. Prejubilación (55-65 años)
  4. Jubilación (+65 años)

 

Como recomendación inicial podemos decir que una reserva de emergencias debería ser de al menos 3 meses de gastos y mientras más avanzas en etapa de vida, ésta debería llegar a ser de 18-24 meses de gasto. Este tamaño va en función a qué riesgos podríamos enfrentarnos y también, a la capacidad para ahorrar y crear patrimonio que tenemos a diferentes edades.

 

¿Cómo invertir mi reserva de emergencias?

Una de las leyes en materia de finanzas es que el dinero pierde valor a través del tiempo, lo mismo pasa con nuestra reserva.

Para asegurarnos que nuestra reserva no pierda poder adquisitivo y disminuya su valor con la inflación, debemos asegurarnos de que esté invertida de forma líquida y conservadora.

La liquidez se refiere a qué tan rápido podemos convertir algún activo en efectivo, por lo tanto si con la reserva queremos cubrir una emergencia es importante que podamos acceder a estos recursos rápidamente.

Como no tenemos un plazo definido para cuándo utilizaremos nuestra reserva y puede ser cualquier momento, ésta deberá estar invertida en instrumentos conservadores, así evitamos la volatilidad que tienen algunos instrumentos de inversión, pero al mismo tiempo nos aseguramos de que vaya creciendo de forma gradual.

 

Ventajas de contar con una reserva de emergencia

  • Nos evita tomar malas decisiones financieras
    Si tienes una reserva y alguna eventualidad se presenta, es menos probable que necesites recurrir a deuda para salir de ella, de esta manera estarás evitando el costo de los intereses financieros.

  • Control del gasto
    Si tu reserva está invertida va a ser mucho más difícil que utilices esos recursos para compras innecesarias, caso contrario a si lo tuvieras en efectivo o en la chequera.
  • Menos estrés
    Saber que si se presenta una emergencia tú puedes hacerle frente te dejará más tranquilo y hará que cada vez más, el tema financiero sea menos estresante.

 

¿Conocías en qué consiste la reserva para emergencias? ¿Ya tienes la tuya?

 


Te invitamos a leer nuestras publicaciones de blog, dónde encontrarás más información útil para tus ahorros, gastos, inversiones y cómo alcanzar un Bienestar Financiero.

 

¡Ir al blog!