Existe una connotación negativa entorno a las deudas y siempre las percibimos como algo malo, cuando la realidad es que existen tipos de deudas que utilizadas de forma adecuada nos pueden ayudar a construir patrimonio y contribuyen al cumplimiento de nuestros objetivos.

Primero hablemos de tipos de deuda: deudas buenas y deudas malas.

Las deudas buenas son aquellas que se utilizan para adquirir algún bien productivo o a construir patrimonio, donde se espera que el rendimiento obtenido pueda ser mayor al interés que se paga; un claro ejemplo es el crédito hipotecario.

Una deuda “mala” es aquella que utilizamos para adquirir activos que no son productivos o para cubrir gastos de estilo de vida, pues es fácil perder el control de ellas y el interés financiero que se paga es muy alto, por ejemplo la compra de una pantalla o algún viaje. Aquí es importante resaltar que si utilizas tu tarjeta de crédito para la adquisición de estos activos, pero mes con mes liquidas tu saldo no es considerada una deuda mala.

Un punto importante también es saber cuál es nuestra capacidad de endeudamiento y para esto vamos a platicar del presupuesto Invested.

Nosotros recomendamos utilizar un presupuesto 50-30-20, donde:

  • 50% de tus ingresos se destina para cubrir gastos indispensables y necesidades básicas
  • 30% para deseos
  • 20% para ahorro de mediano y largo plazo

La capacidad de endeudamiento no debe superar el 35% de tus ingresos restantes una vez que se han cubierto los gastos indispensables, es decir, no debes destinar más del 17.5% de tus ingresos mensuales al pago de tus deudas.

Esta regla puede ser un poco excluyente del crédito hipotecario. Aquí la recomendación es que del 50% que destinas a necesidades básicas, 30% puede ser destinado a vivienda, aunque si la casa en la que vives representa algo muy extraordinario para ti, podrías incrementar este límite al 50% de tus ingresos, pero teniendo en cuenta que estarías sacrificando parte del 30% que destinarías a deseos.

 


Te invitamos a leer nuestras publicaciones de blog, dónde encontrarás más información útil para tus ahorros, gastos, inversiones y cómo alcanzar un Bienestar Financiero.

¡Ir al blog!