El momento que atravesamos actualmente ha cambiado la forma en que nos enfrentamos al ahorro y nos relacionamos con el dinero. El confinamiento trajo consigo un abrupto freno a distintas industrias y, por tanto, a nuestros hábitos de consumo. También llegaron las historias de tropiezos financieros de empresas y pequeños negocios de emprendedores que se han visto obligados a cerrar y muchas personas perdieron empleos o vieron sus salarios reducidos.

 

Este escenario ha dejado algo claro: la mayoría no estábamos listos para afrontar lo que ha traído el confinamiento a nivel económico, quizá porque minimizábamos la importancia de contar con una reserva financiera o bien, no le dábamos un propósito a nuestro ahorro.

Pero el efecto colateral no es del todo negativo, pues se ha detonado un mayor interés en el cuidado de las finanzas personales: nos hemos dado cuenta de la importancia de contar con un sistema de ahorro eficiente. 

Para alcanzarlo es necesario apoyarnos de instituciones financieras, alternativas de coaching o apps que nos ayuden a tener un mejor control del flujo de nuestro dinero. 

 

Ahorrar: una meta que se puede alcanzar

Ahorrar con propósito es vital para tener una reserva financiera que te permita sobrellevar una crisis.

Uno de los errores más comunes en finanzas personales, es que solo se intenta ahorrar el excedente o lo que sobre de los gastos cotidianos. En su lugar, se debe destinar una cantidad de dinero fija de tus ingresos. Un buen ejercicio es tomarte el tiempo de analizar los gastos obligados de cada mes como renta, alimentos y servicios, compararlos con tus ingresos y destinar mensualmente una cantidad fija para el ahorro. Se recomienda que esta se vaya a otra cuenta o lo puedas administrar en otra herramienta que evite que gastes ese aparente excedente. 

Ahora, otro error común es que muchas veces pensamos en ahorrar sin tener claro el propósito de ese dinero. Por lo cual, deberás tener objetivos que puedas monitorear y medir a partir de cantidades y fechas. 

 

Ya tengo ahorros… ¿Cómo los mejoro?

Una vez que has comenzado a ahorrar no puedes mantener tu dinero estático, incluso le puedes dar un valor adicional. ¿De qué se trata? De hacer más dinero con tu dinero al recurrir a alternativas como ponerlo a plazo fijo para generar un mayor interés. Esto te permitirá “bloquearlo” no solo para que no te lo gastes sino para mantener el valor de tu dinero en el tiempo.

 

La tecnología y su conveniencia en las finanzas

Los usuarios necesitan el poder de controlar sus productos y servicios financieros de forma remota.

La pandemia nos ha obligado a acelerar nuestro paso a la era de la hiperconectividad. Por ejemplo, así como las condiciones de confinamiento detonaron el e-commerce, la banca también se vio revolucionada y se ha visto obligada a adaptarse a las necesidades de los usuarios empezando por darles el poder de controlar sus productos y servicios vía remota: con procesos más sencillos de los que antes se requerían en una sucursal. 

Quizá no lo hayas pensado, pero antes la sola idea de tener que acudir a una sucursal bancaria para abrir una cuenta o hacer algún cambio, te mantenía alejado de los buenos hábitos financieros, pues sabías que los engorrosos trámites implicaban mucho tiempo y requisitos.

Pero las alternativas han evolucionado y actualmente hay una gran gama de instituciones financieras en donde puedes elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Lo que se traduce en una labor más amigable y que incluso puede cambiar tu mindset en torno a tus hábitos financieros.

 

Ahorrar es posible, pero es un hábito financiero que exige constancia. 

 

Como tip final, te recomendamos reafirmar estos pasos con algún coach financiero que se convierta en tu aliado para tomar las mejores decisiones económicas, recuerda que una buena planeación y control, son dos armas cruciales para afrontar cualquier imprevisto de forma inteligente.

 


 

Te invitamos a leer nuestras publicaciones de blog, dónde encontrarás más información útil para tus ahorros, gastos, inversiones y cómo alcanzar un Bienestar Financiero.

¡Ir al blog!