Administrar tus finanzas de forma responsable va mucho más allá del simple hecho de ahorrar o de evitar despilfarros. Cuando eres consciente de tus ingresos, gastos y deudas puedes hacer un plan para cumplir tus objetivos. Mira estos hábitos que puedes adoptar para hacerlo como los expertos.

 

Te tenemos buenas noticias: tu relación con el dinero puede cambiar en cualquier momento y todo empieza con hacer ajustes pequeños en algunos hábitos a tu vida. Tener una buena relación con el dinero, no se trata solamente de reunir dinero para el retiro o juntar lo suficiente para dar el enganche para una casa. Se trata de cumplir tus objetivos, de vivir en abundancia y de comprender que la forma en la que te relaciones con el dinero, va a determinar en gran medida tu calidad de vida.

ahorrar-o-invertir

Es cierto que puedes gastar sin control y llevar un estilo de vida lujoso, pero si este estilo de vida te genera deudas o frecuentemente pierdes el control de tus gastos, es muy probable que vivas estresado o con preocupaciones financieras que te roben la paz. Si, al contrario decides hacer consciencia con respecto a tus finanzas, revisas con cuidado cómo usas el dinero y planeas lo que harás con él, todo será parte de un plan que ya tienes estructurado y vivirás tranquilo, pudiendo adquirir los bienes que quieres al administrar correctamente lo que ganas. A continuación encontrarás una serie de hábitos de quienes manejan sus finanzas como un experto y que te recomendamos adoptar y que te ayudarán a tener un control mucho mayor de tu dinero sin tener que hacer sacrificios importantes. Lee a continuación y toma nota:

 

1. Resérvate un tiempo para revisar tus finanzas

Tener el control de tus gastos, presupuestos y deudas es una práctica importante. Claro, esto implicara que deberás dedicarle tiempo a revisar tus finanzas y puede darte un poco de flojera al principio, pero si lo haces, empezarás a notar resultados muy pronto. La recomendación es que te reserves una hora por semana para hacer cuentas. Toma nota, analiza, revisa ingresos, gastos, pagos y ahorro. Saber en qué gastaste es un ejercicio importante que debes de integrar a tu rutina, ya que esto te ayudará a tomar decisiones inteligentes y a hacer que tus finanzas prosperen.

 

2. Ahorra para tu retiro

Cuando somos jóvenes nos cuesta trabajo pensar en un ahorro a largo plazo como lo es el ahorro para nuestro retiro. Sin embargo, es justo en este momento cuando debemos de hacerlo. Si hoy todavía no has empezado a planear tu retiro, hazlo. Designa una cantidad mensual y hazte el compromiso de depositarla en cuanto recibas tus ingresos para tu fondo de retiro. Es más, si puedes automatizar este cargo, todavía mejor. El tiempo pasa volando y es mejor empezar a preveer desde hoy.

inmediatez

3. Elimina las deudas

Los meses sin intereses, las hipotecas, los préstamos personales y otro tipo de herramientas, pueden ayudarnos a cumplir un objetivo específico. Sin embargo, el endeudamiento puede ser una de las principales causas de estrés y ansiedad, sobre todo cuando esos pequeños pagos empiezan a consumir más de la mitad de tus ingresos. Por otra parte, los intereses de estas deudas pueden estar mermando tu capacidad de ahorro. Mejor antes de adquirir nuevos compromisos financieros, revisa las deudas que tienes, haz cuentas y concéntrate en eliminarlas, reestructurarlas o disminuirlas.

 

4. Contrata seguros

Es mucho mejor tener un seguro y nunca utilizarlo, que vivir un imprevisto y no tener cómo solucionarlo. Hay distintos tipos de seguro que pueden ayudarte en caso de una emergencia: de salud, de vida, de educación, de auto y de vivienda, por mencionar algunos. No se trata de ser pesimistas sino previsores. La vida está llena de imprevistos y un seguro puede evitar que ese imprevisto sea un inconveniente o que se vuelva una verdadera catástrofe. Revisa en varias aseguradoras, comprende bien lo que te ofrece cada una y elige el que mejor se ajuste a lo que necesitas. Un seguro será tu salvavidas el día que algo no salga como lo tenías previsto¡Recuérdalo y anticípate!

Líder transformador 3 invested

5. Planea las compras

Cuando salimos a comprar, es muy sencillo caer en las ofertas, antojos o simplemente comprar cosas que no necesitamos simplemente porque las vimos. Por eso es muy importante que hagas una lista de las compras que debes realizar: supermercado, regalos de cumpleaños, colegiaturas, incluso antojos e inclúyelas en tu presupuesto. Si asignas una cantidad determinada a las compras o incluso las realizas con anticipación, por mayoreo o aprovechando ofertas de temporada, no perderás el equilibrio financiero ni estarás padeciendo a fin de mes tratando de estirar el dinero.

6. Aprende de finanzas

Todos deberíamos de ser expertos en finanzas, esto nos da más herramientas para tomar decisiones inteligentes. Ya sea que busques cursos o libros, es importante que tengas más información para utilizar mejor tu dinero. Puedes empezar por leer libros de finanzas. Hay algunos muy famosos como “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki o “Los Secretos de la mente millonaria” de T. Harv Eker que a través de conceptos sencillos te irán sensibilizando hacia el tema. También puedes tomar cursos o diplomados de finanzas y contabilidad. Mientras más sepas de cómo se maneja el dinero, mejor vas a poder administrar el tuyo. Así que ya sabes, ¡a estudiar!

Café invested-1

7. Detecta los gastos hormiga y redúcelos

Cuando te sientas a hacer cuentas, te das cuenta lo impresionante que es cómo gastamos en cosas pequeñitas. Al ser gastos menores no los consideramos relevantes, pero sumándolos a fin de mes pueden llegar a miles de pesos. Los chicles, el café de la mañana o la botella de agua, son gastos que muchas veces olvidamos presupuestar y que tienen un impacto importante en nuestra cartera. Analízalos y trata de reducirlos. No es cuestión de castigarte, claro que puedes darte tus gustos, pero con conciencia y cuidando de no exceder tu presupuesto.

 

Estamos seguros que si empiezas a integrar estos puntos a tu forma de manejar el dinero, tu bienestar financiero aumentará notablemente. ¿Ya has aplicado alguna de estas estrategias al manejo de tus finanzas personales? Si no lo has hecho, todavía puedes hacerlo. Muchas gracias por leernos, Equipo Invested.