La importancia de tener objetivos definidos

 

Uno de los elementos clave de la planeación financiera es la definición de objetivos, pues nos darán claridad sobre los pasos que debemos tomar y los elementos clave que formarán nuestro plan de acción.

Para ver la importancia de la definición de objetivos te vamos a platicar sobre un estudio que se realizó sobre la clase de 1979 del MBA (Master in Business Administration) de Harvard, uno de los programas de postgrado más reconocidos en el mundo. A los estudiantes del MBA se les hicieron 3 preguntas:

  1. ¿Tienes tus objetivos financieros definidos?
  2. ¿Tienes tus objetivos financieros definidos y por escrito?
  3. ¿Tienes un plan de acción para alcanzarlos?

El 84% de los estudiantes respondieron no tener ningún objetivo definido, 13% los tenía definidos, pero únicamente por escrito y solo el 3% tenía ya implementado un plan de acción para alcanzarlos.

10 años después realizan un sondeo a los estudiantes que participaron y se dieron cuenta de que el 13% que tenía sus objetivos definidos, pero solo por escrito, tenía el doble de ingresos del 84% de abajo, pero el 3% que diez años atrás ya tenía un plan de acción para alcanzarlos estaba teniendo en promedio 10x los ingresos del 97% restante.

Ahora bien, no todos los objetivos pueden ser definidos por un número, pero la mayoría si requieren de ciertos recursos para alcanzarlos, de ahí la importancia de tener claridad en los objetivos que queremos alcanzar para así, implementar nuestro plan de acción lo antes posible.

 

Cómo definir mis objetivos

Un problema que hemos visto mucho es la ambigüedad en cómo las personas definen sus objetivos; tienen solo una idea de qué cosas quieren alcanzar.

Para esto existe una metodología que nos ayuda a definir nuestros objetivos con un gran nivel de detalle, haciendo más fácil el camino que debemos seguir para alcanzarlos.

Esta metodología se llama SMARTF por sus siglas en inglés y nos indica que cada objetivo debe tener las siguientes características:

  • S (Specific/Específico)
  • M (Measurable/Medible)
  • A (Achievable/Alcanzable)
  • R (Realistic/Realista)
  • T (Time framed/Definido en tiempo)
  • F (Feeling/Atado a un sentimiento)

De esta manera podemos cambiar un objetivo ambiguo como: “quiero tener un buen retiro” por “quiero retirarme a los 60 años con un nivel de vida de $100k pesos mensuales, que es alcanzable por el patrimonio que ya tengo y mi capacidad de ahorro y me dará un sentimiento de tranquilidad saber que puedo mantener mi estilo de vida”.

 

 


Te invitamos a leer nuestras publicaciones de blog, dónde encontrarás más información útil para tus ahorros, gastos, inversiones y cómo alcanzar un Bienestar Financiero.

¡Ir al blog!