Un fondo de reserva es una cantidad de dinero que tienes apartada para emergencias y que te puede sacar de apuros. Aquí te platicamos todo sobre el tema..

 

Haz memoria: ¿Alguna vez has tenido alguna emergencia y no tienes los recursos suficientes para solucionarla? ¿Has tenido que recurrir en alguna ocasión a tu tarjeta de crédito, préstamo o a algún otro tipo de deuda para salir de ella?

 

Los gastos imprevistos se presentan sin aviso de forma abrupta, por lo que no forman parte de nuestro presupuesto o planeación financiera. Pueden generarse como consecuencia de algún accidente o alguna emergencia, y si no tenemos alguna reserva con qué afrontarlos podemos incurrir en más deuda o comprometer el resto de nuestros gastos mensuales con tal de solucionarlo. En otras palabras: un gasto imprevisto puede sacar de balance nuestras finanzas y alejarnos del bienestar financiero. Sin embargo existen una serie de recomendaciones que te sugerimos tomar en cuenta para que si en algún momento tienes un imprevisto, no te saque de balance. Toma nota y considera estas recomendaciones.

 

El fondo de reserva

En Invested, siempre sugerimos a nuestros clientes como uno de los puntos más importantes en todo su proceso de planeación patrimonial, la creación de un fondo de reserva para estar cubierto ante estas eventualidades y así, no dejar que estos imprevistos se vuelvan un obstáculo que les aleje de sus objetivos. Ese sería uno de los primeros pasos: tener un ahorro disponible para cualquier eventualidad.

 

 

 

¿Cuánto debería de tener en mi fondo de reserva?

Esta es una de las preguntas que con mayor frecuencia nos hacen. La razón: existen distintas cantidades. Dependiendo de tu edad y el momento de vida por el que estés pasando, si tienes familia, si eres económicamente productivo, etc., los montos pueden variar. Nuestra recomendación es que tu reserva sea al menos de 3 hasta 12 meses de tu nivel de gastos. De esta manera, incluso una eventualidad mayor como un cambio de trabajo o una enfermedad larga puede estar cubierta sin generar afectaciones en tus finanzas.

 

blog2

 

Primeros pasos

Empezar es para muchas personas el paso más difícil. Pero ¡no te preocupes! Te daremos algunos pasos que te facilitarán el proceso. Antes que nada, para empezar a crear tu fondo de reserva considera ese ahorro dentro de tu presupuesto mensual. Además de tu ahorro a largo plazo, destina algún porcentaje que no comprometa tus demás gastos para crear tu fondo de emergencia y empieza a formar tu reserva poco a poco.

También puedes destinar algunos flujos adicionales para la creación de ella, por ejemplo, el pago de las utilidades, prima vacacional, aguinaldo o algún otro bono que puedas tener. Esto te ayudará a tener tu reserva lista en menos tiempo.

 

 Tip: Muchas veces, al recibir un ingreso extra como los mencionados, los utilizamos en gastos adicionales. Trata de resistir la tentación de la gratificación inmediata y piensa en tu tranquilidad. Un fondo de reserva es ese “colchoncito” que te dará paz mental. Recuérdalo antes de gastarte el dinero de forma impulsiva.

 

 

Invierte tu reserva

En otras publicaciones hemos hablado de cómo el dinero pierde valor a través del tiempo por la inflación y otros factores.  Lo mismo le podría suceder a tu reserva si no la inviertes. Puedes mantener una parte de tu reserva en efectivo. Esto es una buena idea en caso de que necesitaras liquidez inmediata. Sin embargo, también es importante que estos recursos los inviertas de manera correcta para que generen algún rendimiento.

 

 

 

 

¿Cómo la invierto?

Existen inversiones de alto y bajo riesgo. Las de alto riesgo suelen darte mayores intereses, sin embargo en este caso, posiblemente no sería la opción ideal. Tu reserva debe estar invertida en instrumentos conservadores que presenten poca volatilidad y que tengan buena liquidez, es decir, que puedas disponer de ellos de manera rápida. Recuerda que estamos hablando de dinero que podrías necesitar en cualquier momento, por lo que no sería tan sencillo planear la fecha de retiro con tiempo.

Te recomendamos que para conocer un poco más, te acerques a tu banco y revises qué opciones tienes para invertir tu reserva. Sólo considera y revisa cuidadosamente las comisiones que te cobrarían o si existen penalizaciones por disponer de tu efectivo.

 

Seguimiento

Es posible que si tu familia crece o cambia tu estilo de vida, también cambie tu nivel de gastos. Por esta razón, es importante que le des seguimiento y revises tu fondo. De esta manera podrás monitorear y ver que a medida que vayan creciendo tus gastos mensuales también lo vaya haciendo tu reserva. De esta manera te asegurarás que sea un fondo suficiente para cubrir tus necesidades en el caso de una eventualidad y que nunca tengas que comprometer tus sueños y objetivos de vida por alguna situación inesperada que se presente.

 

Por último

Recuerda que tu Fondo de reserva debe de estar pensado para cubrir eventualidades, pero existen otros tipos de ahorro. Ahorrar por objetivos, para comprar algo en particular o realizar un viaje, tu ahorro para el retiro, etc. Revisa tus finanzas como parte de tu rutina semanal y trabaja en mejorarlas continuamente. Piensa a corto, mediano y largo plazo y pon tu dinero a trabajar para cumplir todos tus sueños.

Si quieres conocer más sobre planeación patrimonial y finanzas personales no olvides suscribirte a nuestro blog y seguir nuestras Redes Sociales.

Muchas gracias por leernos. El equipo de Invested.