La Comisión Nacional Bancaria y de Valores te muestra las razones por las que tu dinero debe estar en sitios formalmente establecidos y no dejarlo a la deriva.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, sólo 15% de la población adulta en México guarda su dinero en instrumentos formales de ahorro (bancos, cooperativas o fondos de inversión, entre otros), lo cual implica que el otro 85% está expuesto a fraudes, robo o mal uso de su dinero.

Por fortuna cada vez son menos frecuentes, pero, por ejemplo, aún existen casos de personas que han perdido sus ahorros por depositarlos en casas y cajas populares de ahorro que operan sin la autorización de autoridades bancarias.

 

Ventajas del ahorro formal

Los métodos para ahorrar más socorridos por los mexicanos aún son las tandas, las cajas entre amigos o familiares o simplemente guardar su dinero en casa. Ahorrar siempre va a ser buena idea; sin embargo, dar el siguiente paso en la administración inteligente de nuestros recursos conlleva beneficios.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) señala algunas de las ventajas de depositar nuestro dinero en instituciones financieras autorizadas y supervisadas por ella, como los bancos:

- Tienes disponibilidad 365 días del año a través de diferentes mecanismos, entre ellos la banca en línea que tanto se ha desarrollado debido a la pandemia.

- Te ofrecen alternativas para la rápida disposición de tu dinero, como cuentas de ahorro y tarjetas de débito para depósitos y retiros, además de que te brindan la facilidad de hacer compras y pagos seguros en diversos establecimientos.

- Te pagan intereses por tu dinero. Sí, puedes pensar que ofrecen pocas ganancias, pero la verdad es que éstos se ajustan según el tipo de producto, los plazos y disponibilidad. Hay buenas opciones para generar mejores rendimientos es cuestión de buscar un poco.

- Y lo más importante: tu ahorro bancario está protegido por el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB) hasta por 400,000 UDIS, lo que equivale aproximadamente a $2,334,000. Es decir, si en tu cuenta tienes $500 pesos, son los mismos que están protegidos, al igual que si fueran $10,000 o $100,000, por dar un par de ejemplos más.

El IPAB forma parte de las autoridades del Sistema Financiero Mexicano y su función primordial es precisamente esa: proteger los depósitos de los pequeños y medianos ahorradores de la banca. Los productos que el IPAB ampara son las cuentas de ahorro, de cheques, tarjetas de débito y cuentas a plazo o retirables con previo aviso. 



Tu dinero sólo en lugares autorizados

Claro está que los bancos no son las únicas instituciones confiables para entrar al mundo del ahorro formal, también existen otras opciones, como las Sociedades Financieras Populares (Sofipo) y las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (Socap, también conocidas como cajas de ahorro). O las fintech, proveedores de tecnología financiera que se han unido a algunos bancos para brindar soluciones de ahorro.

Todas ellas con soluciones distintas para recibir, administrar y hacer crecer tu capital. He aquí un punto clave: “No confíes en aquellas instituciones que te ofrecen grandes ganancias por tu dinero en el corto plazo”, advierten desde la CNBV.

No te arriesgues a perder tus ahorros por promesas irreales, lo mejor es verificar que la institución a quien vas a confiar tu dinero está legalmente establecida. Y la mejor forma de hacerlo es asegurándose de que esté autorizada y supervisada por la CNBV.

Para ello, este órgano pone a disposición de los ahorradores su Padrón de Entidades Supervisadas (PES), una herramienta de consulta online que contiene la información de todas las instituciones que tiene permitido captar recursos del público.

Basta con proporcionar el nombre corto o la razón social de la identidad donde quieres depositar tu dinero para que el sistema te confirme si es una opción confiable. El proceso sólo te toma unos segundos.