En la mayoría de las empresas, existen prácticas que disminuyen la productividad en los empleados. Mira a continuación esta lista de 5 obstáculos que evitan alcanzar un estado de productividad eficiente. ¿Te identificas con alguno?

Comienza el día, llegas a revisar mil pendientes y para cuando termina la jornada sientes que no hiciste nada, que no avanzaste y sin embargo estás absoluta y totalmente agotado. ¿Te ha pasado? Este es un fenómeno súper común que se genera cuando no aprovechamos nuestro tiempo de manera óptima. Ya sea por falta de organización, por exceso de interrupciones o por tener demasiados pendientes, vivir así puede terminar generando un estado de cansancio extremo o Burnout. ¿Pero qué es esto?

¿Qué es el Burnout?

El Burnout es un trastorno psicológico que afecta a muchos trabajadores que viven en un estado de estrés y ansiedad permanente.

Esto provoca un profundo agotamiento físico, emocional o mental. Es un proceso paulatino que afecta la autoestima, y hace que las personas pierdan interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad e incluso llegar a profundas depresiones. 

Si presentas falta de motivación, problemas para dormir, aumento o pérdida de peso, desilusión, falta de satisfacción por tus logros, irritabilidad, falta de energía, actitudes cínicas o de criticismo excesivo o uso excesivo de alcohol o drogas, podrías estar sufriendo de este síndrome.

Si detectas 3 o más de estos síntomas, te recomendamos visitar a un especialista que te ayude a lidiar y corregir esta situación. Para prevenirla, es importante que busques mantener un equilibrio entre tu vida personal y tu vida laboral, además de practicar actividad física regular y comer bien.

Otra gran herramienta es organizar tus tiempos y comprender qué hábitos están interfiriendo con tu productividad. Aquí te dejamos una lista con algunos para que los identifiques y corrijas a la brevedad:


1. Las largas jornadas laborales

La jornada laboral tradicional es de 8 horas. Sin embargo, estudios recientes han descubierto que esto no es tan conveniente como se pensaba. Trabajar en jornadas de 8 horas al día o más es desgastante, desmotiva a los empleados y termina generando bajo rendimiento. Estar cansado y sentir que “ya no puedo más” puede generar que los empleados se “arrastren” por la jornada laboral sólo para cumplir con un horario en vez de dar el 100% de sus capacidades. En este caso, menos (horas de trabajo) es más (productividad).

Café invested

2. Gratificación inmediata

La gratificación económica, como bonos o un aumento de sueldo, más que ser un aliciente es un obstáculo para la productividad. Estar esperando un pago quincenal puede volverse algo que los empleados esperan como una obligación, que saben que les va a llegar se esfuercen o no. Definitivamente, un salario justo es básico, pero las prestaciones que traen beneficio a mediano o largo plazo, son las que más motivan a los empleados: capacitaciones, promociones laborales y el reconocimiento de su jefe, son algunos ejemplos de reconocimientos que motivan más a los trabajadores. La gratificación inmediata es enemiga de la productividad. Si buscas que tu equipo de trabajo sea más productivo considéralo y si tú quieres ser más productivo, trata de ponerte metas a mediano o largo plazo para tener una motivación más grande que el día a día.

3. Falta de descanso

Trabajar sin periodos de descanso, es desgastante, estresante y reduce la productividad. El estrés en México, provoca un 13% de ausentismo laboral, de acuerdo a estudios realizados por el IMSS. En cambio, alternar periodos de trabajo con pequeñas tareas, hace que los empleados aprovechen mejor los momentos de trabajo y sean mucho más productivos. Es muy común que no quieras tomar descansos porque consideres que es una pérdida de tiempo, pero velo de esta manera: el cerebro es como una computadora. Si la usas durante mucho tiempo se va calentando y empieza a ser más lenta. Cuando eso le pasa a tu computadora, la reincias. En cambio cuando eso le pasa a tu cerebro, te esfuerzas más y más, trabajando cada vez más lento y cansándote más. Tomarte un break de 10-15 minutos, salir a caminar, ir por un café, o cerrar los ojos durante un momento puede ser ese respiro que el cerebro necesita. Integra a tu rutina horarios de descanso aunque no te sientas particularmente cansado. Verás que terminas mucho antes tus pendientes y tu día será mucho más productivo.

Líder transformador 3 invested-1

4. Multitasking

Tratar de hacer varias cosas a la vez, evita que las personas se concentren y aprovechen al máximo sus capacidades para terminar sus actividades. Si en vez de eso, se enfocan en realizar una cosa a la vez, la mente se dedica en su totalidad a una sola situación y la concentración absoluta permite que una tarea se resuelva mucho más rápido y de forma más eficiente. Esto sucede porque el multitask te obliga a cambiar constantemente de una tarea a otra, por lo que tu cerebro no se termina de concentrar bien en ninguna de ellas. Es como procrastrinar, ya que vas dejando todo a medias sin terminar nada. Combate esto concentrándote en realizar una sola tarea hasta terminarla. Verás cómo avanzas mucho más rápido que si haces todo a la vez.

5. Preocupaciones

El estrés generado por los problemas personales o las situaciones económicas, hacen que los empleados tengan la mente ocupada en dichas preocupaciones, por lo mismo su capacidad de concentración y su productividad disminuye notablemente. Si estás preocupado pensando en tus problemas, tu cerebro estará enfocado en todo menos en el trabajo y te costará mucho más trabajo concentrarte para trabajar. Para contrarrestar esto, haz una lista de tus pendientes, de las cosas que puedes resolver y priorízalas en tu calendario. Asígnale un tiempo en tu día a lo que tengas que resolver y así podrás enfocarte en una cosa a la vez.

Invested trabajo

Las empresas y la productividad

Distintos estudios demuestran que cuando las empresas se enfocan en buscar la felicidad de sus empleados a mediano y largo plazo y les ayudan a generar una sensación de bienestar, la productividad crece notablemente. Es por eso que las prestaciones que verdaderamente se enfocan en generar beneficios, son una inversión que aumenta la productividad, reduce el ausentismo y mejora la salud de los empleados. 

¡Muchas gracias por leernos! El equipo de Invested.